domingo, 20 de marzo de 2011

WHAT A WONDERFUL WORLD


Pues nada, ya estoy en Occidente, aunque sólo de momento. Llegué ayer a Londres y esta tarde vuelo hacia Bilbao, a reencontrarme con familia y amigos varios. No he sufrido un jet lag excesivo desde el punto de vista físico, pero el jet lag mental es otra cosa, mi cabeza todavía sigue en Asia. Fueron catorce horas de vuelo desde Kuala Lumpur y no dormí nada durante el trayecto, pero eso tiene una explicación, es un truco para evitar el jet lag. Cuando se vuela de oeste a este hay que intentar dormir lo máximo posible, cuando el trayecto es de este a oeste todo lo contrario, hay que intentar mantenerse despierto. Probadlo y ya veréis como funciona a las mil maravillas, al final me acosté en Londres sobre la una de la madrugada y me he levantado a las nueve perfectamente despejado.

En estos vuelos largos siempre me ha llamado la atención como se juega a través de la velocidad con el espacio y con el tiempo. A veces se produce una agradable sorpresa como la que me ocurrió ayer. A medida que volábamos a toda leche hacia el oeste pudimos admirar una puesta de sol espectacular que parecía no acabar nunca, ya que íbamos persiguiendo al astro rey en su ocaso.

Por su fuera poco el tiempo estaba magnífico, despejado, y a medida que atravesábamos Pakistan, Afganistan e Iran se divisaban perfectamente enormes y vírgenes cadenas montañosas totalmente nevadas. De repente comenzó a sonar a través de mi ipod la canción "What a wonderful world", interpetrada por Louis Armstrong, sin duda era el tema musical perfecto para ese momento tan mágico.

Mientras disfrutaba del paisaje y la música me vinieron un montón de recuerdos de estos dieciocho meses de viaje. En los escasos dos minutos y pico que duraba la canción pasaron por mi mente como si se tratara de una película todos los maravillosos lugares que he visitado, toda la gente que he conocido, las experiencias que he tenido.

No pude evitar estremecerme de la emoción y se me puso la carne de gallina, se me hizo un nudo en la garganta, se me humedecieron los ojos y creo que hasta rodó alguna lagrimita por mis mejillas. Una de las encantadoras azafatas de Air Asia que me estaba observando se acercó preocupada y me preguntó:
-"Are you ok, sir?"
-"Yes, absolutely fine, thanks", le contesté con una gran sonrisa.

Se tranquilizó, me devolvió la sonrisa y cuchicheó algo con otras azafatas. Desde ese momento se estableció una estrecha complicidad con todas ellas y pasé a ser el pasajero privilegiado. Todo fueron atenciones, derroche de amabilidad y hasta me regalaron una botella de vino, algo nada normal en una low cost donde hay que pagar cualquier extra.

Aprovecharé mi estancia en Bilbao para seguir actualizando el blog así que nadie se asuste, todavía me queda mucho por contar y además ésta sólo va a ser una parada estratégica, este billete de ida volverá a levantar el vuelo y seguirá viajando por mucho, mucho, mucho tiempo. Gracias a todos y un fuerte abrazo.

8 comentarios:

Tegala dijo...

Tienes la virtud de hacer que pueda meterme en las situaciones que cuentas a través de tu blog y una vez más, pude sentir un poquito cerca esa emoción que sentiste, seguro que ni se acerca de lejos a la emoción original pero me emocionó tu relato, ese momento con la canción como banda sonora del resumen de tu viaje.
Un hermosa canción, por cierto.

Espero los relatos que faltan y agradezco tus ganas de contar tus experiencias. Disfruta ahora de otro momento y descansa.

Un abrazo fuerte.

Dafne dijo...

tal como dice Tegala, tienes la vitud de hacer sentir a quién lee, lo que se vivió en ese momento.

leí tu relato, puse la canción del gran Armstrong y cerre los ojos mientras recordaba algunos de tus relatos de lso viajes...



Es hora de descansar,luego seguiremos junto a tí este viaje :)

david dijo...

La vida es maravillosa. Este viaje te ha hecho llegar a Bilbao justo en el preciso momento. un abrazo. david

cvied dijo...

Wow!!!

Ander eta Inma dijo...

Oscar welcome back!!! lo primero emocionarse es acojonantemente bueno y este viaje lo a eho con migo en miles de ocasiones, espero que lo siga haciendo tambien con tigo!
Espero que tu repostaje por la peninsula sea positivo, esperamos verte pronto por este maravilloso continente llamado Asia. Ahora que nosotros estamos terminando nuestra estancia en el nos esta entrando una pena tremenda pero bueno no hay problema ya tenemos en mente nuevo proyecto eso te lo contare en el proximo episodio, un abrazo ondo segui ata ikusi arte...

Globetrotter dijo...

He llegado a tu blog de casualidad y me ha encantado!! ya tienes una seguidora más!
si te apetece pasarte por mi blog te dejo el enlace

Living to travel

saludos de otra viajera!!

Willy Uribe dijo...

Humanidad. Eso es lo que encuentro en tus textos, Oscar.

CORENA dijo...

Te dire brevemente lo que ocurrio para poder explicar como llegue a este sitio y opinar algo de tu blog. Estaba buscando que pensaba la gente acerca de la cancion what a wonderful world cuando depronto me encotré aquí y de verdad es hermoso sentir que el mundo esta para que disfrutemos desde una simple brisa hasta la vista de un atardecer desde un avion, no tengo blog ni se como crearlo pues apenas empiezo a aprender muchas cosas, hace poco me di cuenta que me gusta escribir y siento que cuando tenga mas practica con el teclado sera el momento para crear y lanzarme hacia un mundo espectacular y muy entretenido. No se si leeran esto pero disfruto hacerlo, sobre lo leido en tu blog pienso que eres una de las personas a las que la hermosa canción por la que escribo estas letras le toca la fibra del corazón, es tan sencilla como hermosa y a la vez compleja con una melodia tierna y relajante pero con la fuerza que produce el amor que al final es lo que nos hace ser. gracias por tu espacio.