miércoles, 28 de diciembre de 2016

SAI NGAM, LAS MEJORES AGUAS TERMALES DE PAI


El valle de Pai resultará algo familiar a quienes me conocen, son muchas veces las que he escrito algo sobre este pueblo y he subido cantidad de fotos en las redes sociales. Los nómadas coleccionamos algún que otro sitio al que siempre volvemos y desde hace ya unos cuantos años se ha convertido en uno de nuestros hogares, solemos pasar largas temporadas en este pueblo de la provincia de Mae Hong Son, en el norte de Tailandia. A su ritmo tranquilo y su calidad de vida se une un entorno natural que parece sacado de un cuento, la belleza de sus paisajes sea la temporada que sea, su río, sus montañas, sus cataratas, sus campos de arroz, sus pequeñas aldeas de los alrededores pobladas por diferentes etnias... una comunidad muy variada donde todos nos conocemos, donde se mezcla un estilo de vida entre tradicional y alternativo ideal para llevar una plácida existencia a pesar de ese rápido crecimiento de visitantes cada vez más deseosos de descubrir la magia de Pai, de nuestro paraíso. Y entre tanta maravilla natural aprovecharé este artículo para presentaros uno de mis lugares favoritos, un sitio al que me gusta acudir a menudo y suelo llevar a los amigos que vienen a visitarnos, las aguas termales de Sai Ngam.
 
En los alrededores de Pai existen cantidad de hot springs o aguas termales, proceden de capas subterráneas de la tierra, su agua tiene una temperatura que puede oscilar entre los treinta y los ochenta grados y tienen propiedades terapéuticas gracias a sus diferentes componentes minerales. Las más conocidas y visitadas al aparecer en todas las guías turísticas son las Pai Hot Springs, a unos diez kilómetros del centro del pueblo y de muy fácil acceso. Están formadas por varios estanques, unos perfectos para el baño y los de más arriba con el agua tan caliente que es imposible meter un dedo, la gente local los aprovecha para cocer huevos. El problema de estas aguas termales es que suelen estar abarrotadas de gente, sobre todo en temporada alta, y hay que pasar por caja, 300 baht cuesta la entrada, un poco caro para los precios que se mueven en Tailandia.
 
En esa misma zona también hay algunos resorts que poseen piscinas de aguas termales y a los que se puede ir sin necesidad de estar alojados en ellos, basta con pagar un ticket en la recepción que no suele pasar de los 100 baht. También hay gente que tiene la gran suerte de tener unas hot springs en el subsuelo del terreno de su vivienda, es fenomenal encontrar cualquier excusa para hacerles una visita y ya de paso pegarse un buen baño. Y quizás mientras escribo esto aparece alguna otra hot spring, nunca se sabe, hace unos meses la compañía eléctrica estaba haciendo unas obras en un camino a las afueras de Pai y de repente salieron dos géiseres de agua hirviendo como por arte de magia.
 
Pero por el momento sigo teniendo en mi top personal de aguas termales a las de Sai Ngam. Hasta no hace muchos años eran conocidas como Secret Hot Springs, solo se acercaban a ellas los residentes de Pai y la gente de una aldea cercana habitada por la etnia Lisu. No aparecían en ningún mapa local, en ninguna guía de viajes, ni en ninguna de esas webs tipo tripadvisor. Los turistas las desconocían totalmente y debo reconocer que los locales tampoco hablábamos mucho de ellas. Se encuentran dentro de un parque natural muy poco transitado y al estar rodeadas de vegetación no eran muy visibles ni fáciles de encontrar sin la ayuda de alguien que conozca la zona. Además, no hay ningún transporte público que llevara a ellas y los últimos kilómetros eran una pista de tierra con constantes subidas y bajadas que se convertían en un tremendo barrizal en temporada de lluvias.
 
Pero hoy en día su ubicación está perfectamente señalizada, la estrecha carretera que lleva hasta ellas se ha asfaltado e incluso aparece como destino en las excursiones diarias que organizan muchas agencias para visitar las atracciones más destacadas de la zona. Así que una vez descubierto el secreto animo a todos los viajeros que pasen por Pai a darse una escapada a Sai Ngam, nadie se arrepentirá y estoy seguro que recordará esas aguas termales como unos de sus mejores momentos en su viaje por Tailandia.
 
Lo más aconsejable, y siempre que tengáis experiencia en conducir una moto, es que vayáis por vuestra cuenta, de este modo dependéis de vosotros mismos sin andar pendientes de una agencia que os marque la hora de llegada o salida. Saliendo de Pai por la carretera 1095 a Mae Hong Son veréis una señal una vez recorridos unos dieciséis kilómetros, allí giraréis a la derecha a una pequeña pista y después de cinco kilómetros habréis llegado a las hot springs, no tiene pérdida. Al abandonar la carretera principal veréis una barrera y una caseta de los Rangers, es la entrada al parque natural y tan solo hay que pagar 20 baht por persona y otros 20 por moto.
 
Lo mejor es ir a primera hora o al atardecer, estaréis prácticamente solos o con algún Lisu del pueblo cercano que suelen ir allí a relajarse, lavarse la cabeza o llevan a los niños para que jueguen en el agua. La temperatura es perfecta, parecida a la que podemos encontrar en cualquier jacuzzi o spa de Occidente, personalmente me gusta mucho en las noches de invierno, en Pai comienza a hacer frío en diciembre cuando cae el sol y estar metido al calorcito en esa piscina natural con el vapor que  aparece en su superficie tiene un toque mágico. También podéis llevar algo de comida o incluso una tienda de campaña para pasar allí la noche.
 
 


3 comentarios:

V(B)iajero Insatisfecho dijo...

Tomo nota, compañero: Sai Ngam. Muy bien eso del secreto de las aguas termales. Más cosas secretas debería haber por el mundo para, así, evitar la masificación. Estamos llegando a unos niveles que difícil va a ser pararlo.
Un abrazo, compañero.

Viajero Español dijo...

no sabia nada sobre el secreto de las aguas termales, sera por eso que es secreto, pero voy a publicar todo lo que sepa sobre esto y dejara de ser secreto

Caracol Viajero dijo...

¡Muchísimas gracias! Qué descurimiento. Un abrazo Óscar :) .