miércoles, 9 de noviembre de 2011

HONG KONG DE ABAJO A ARRIBA

Dejé Tailandia a finales de Octubre cuando las lluvias habían cesado, aunque el agua acumulada en ríos y llanuras iba llegando lenta pero inexoráblemente hacia Bangkok. A día de hoy el centro de la capital sigue a salvo pero los distritos del norte están totalmente inundados.

Pero no fueron las inundaciones las que me echaron de Tailandia, sino el maldito visado de tres meses que llegaba a su fin. Andaba deshojando la margarita pensando en mi siguiente destino, ¿Indonesia?, ¿Filipinas?, cuando se me ocurrió de repente hacer una escapada a Hong Kong, un lugar que en principio no entraba en mis planes.

En Koh Chang había conocido a Ralph, un alemán que vive allí y decidí visitarle. Me había contado maravillas de esta city y encontré un vuelo muy barato, así que no lo pensé más. Sólo estuve una semana, pero menuda semana, todavía no la he acabado de digerir. Hong Kong es simplemente fantástico y mientras preparo alguna cosilla más que contaros os adelanto unas imágenes del Manhattan asiático, una ciudad no apta para los propensos a la tortícolis.








3 comentarios:

Tegala dijo...

Ya echaba de menos tus crónicas, gracias por contar...

Willy Uribe dijo...

Me he roto el cuello, amigo Oscar.

Esperamos esa crónica de Hong Kong.

OSCAR dijo...

Tegala: a tí que te voy a decir, voy a tener que dedicarte un post entero por ser la más fiel seguidora de este blog.

Willy: no me fastidies y cuídate ese cuello, en el próximo post de Hong Kong intentaré no publicar más fotos a vista de rana.

Un abrazo a los dos desde Sumatra.