lunes, 10 de octubre de 2011

S.O.S. TAILANDIA

Se supone que la temporada de monzones está a punto de acabar, pero las últimas semanas han sido muy duras y gran parte del país, sobre todo las llanuras centrales, están bajo las aguas producto del desbordamiento de la cantidad de ríos que discurren por Tailandia. El servicio de trenes y autobuses está parado y es fácil que tenga que coger un avión en Chiang Mai para bajar hacia el sur.

Se están evacuando muchos lugares aunque por suerte las riadas y corrimientos de tierra no se han cobrado muchas vidas humanas. Y a mal tiempo buena cara, los thais aguantan estoicamente la situación y siguen su vida y su día a día como si no ocurriera nada. La filosofía de vida que tienen les impide cabrearse por algo que no tiene vuelta atrás. Y los que más disfrutan son los niños, que han visto aparecer de repente piscinas improvisadas por todas partes.

Mientras tanto, los templos budistas tienen más actividad que nunca y toda la población acude a ellos a depositar ofrendas y pedir a Buda que pare de una vez este desaguisado. A Bangkok no ha llegado todavía el desastre y se suceden ceremonias de carácter oficial rezando a Kang Ka, la diosa de los ríos.






Las imágenes corresponden a la ciudad de Ayutthaya y son cortesía de The Bangkok Post.

4 comentarios:

Carlos Viedma dijo...

Me encanta el elefante con ventilador XD.

Animo que seguro pasa pronto.

OSCAR dijo...

Hola Carlos,
La foto del elefante y el ventilador es buenísima, pero ¿qué me dices de la chica que usa una escoba como remo?
Ya te digo, lo que más me maravilla de los thais es su alegría vital. Que se inunda medio país.... no pasa nada, la vida sigue.
Un saludo.

Paco Nadal dijo...

Jajaja, muy bueno lo de aplaudir al atardecer. Con todo el pesar por la tragedia que algunos están viviendo, esas imágenes me recuerda cómo se vive el monzón en el sudeste asiático, con total naturalidad. La gente camino, va en moto o en bici, mientras cae un diluvio como si nada.
Un abrazo

OSCAR dijo...

Paco: gracias por pasar de nuevo por aquí y como tú tampoco paras a ver cuando coincidimos en algún lugar de este mundo, que es más pequeño de lo que parece.
Un abrazo y sigue contando en tu gran blog.