martes, 28 de diciembre de 2010

SIN DINERO EN EL CULO DEL MUNDO ¿Y AHORA QUE?


Cuando uno se plantea hacer un viaje de larga duración enseguida se da cuenta que los preparativos son muchos más que si se tratara de unas simples vacaciones. Por un lado hay que dejar unos cuantos cabos bien atados en relación a lo que dejas atrás. Y después hay que prepararse ante lo que se viene encima, desde vacunaciones y seguros de viaje hasta compras de última hora.

Finalmente, y no menos importante, está el asunto del dinero. Si no tienes intención de volver a casa antes de un año no te vas a llevar el dinero que necesitas en efectivo, no es seguro y además es incómodo. Lo suyo es una tarjeta de crédito, o dos mejor que una.

Pero las tarjetas de crédito pueden tener doble cara. Por una parte te sientes tranquilo, seguro, eres un occidental adinerado en el tercer mundo, en pleno siglo XXI hay cajeros automáticos en los rincones más remotos donde no tienes más que introducir tu tarjetita y como por arte de magia te saldrán un montón de billetes.

Por otra parte también piensas... "joder, mi sustento diario depende de un par de trocitos de plástico, ¿y si fallan?"... Pero no, no pueden fallar, en todo caso puede fallar una pero siempre llevas otra, no van a fallar las dos.

Pero Murphy y su ley siempre entran en escena cuando menos te lo esperas y hace una semana me dí cuenta que mis tarjetas no funcionaban. Saliendo de Phnom Penh me acerqué a un cajero a sacar pasta, ni un dolar, fuí a otro y a otro y nada. Pensé que habría alguna caída de línea o algo así, ya sacaría dinero en Sihanoukville.

Al día siguiente en Sihanoukville ocurrió lo mismo, pero el mosqueo vino cuando ví que a otra gente si le salían billetes. Entré en internet y mis tarjetas aparecían como bloqueadas, ¿comooooo?. Enseguida empecé a mandar mensajes y correos a los bancos, pero era viernes y hasta el lunes no sabría nada.

Un fin de semana de incertidumbre y un nudo en el estómago que me impedía relajarme y disfrutar del lugar. No tenía más que cien dólares en el bolsillo y si no conseguía pasta me veía como el de la foto de arriba. Allí estaba yo, colgado en Camboya donde no conocía a nadie y ni siquiera había embajada española.

Entre el lunes y el martes me confirmaron que efectivamente mis tarjetas habían sido desactivadas porque se habían emitido unas nuevas con un chip de seguridad obligatorio a partir de 2011 según una nueva normativa europea bla, bla, bla... ¡joder!.

Al final tuve que ponerme en contacto con mi gente (mención especial para el namberguan) y en un momento me mandaron dinero desde Lanzarote a través de Western Union. Esta empresa se dedica a mandar lo que antes se llamaban giros por todo el planeta y tienen sucursales en todo el mundo, en Asia te las encuentras en cada esquina. Sólo hay que indicar el nombre del beneficiario, el pasaporte y el país en que se encuentra, y en diez minutos llegan los fondos al destino.

Espero que este post sirva de información a todos aquellos viajeros que puedan sufrir la misma experiencia, al final todo tiene solución.

9 comentarios:

Tegala dijo...

Qué mal lo he pasado mientras te leía!! Qué angustia!! Me alegro que al final tuviera solución.

Un abrazo.

Dafne dijo...

WoW!!! yo iba leyendo y tenia una cara de O.o Igggg!! dios! como va a hacer este hombre!! Pero que bien que todo se soluciono!! ñ.ñ

Desde El Salvador le envio un abrazo y mis mejores deseos para este 2011! =)

Anónimo dijo...

Aupa Óscar!!
Puffff!! Yo también me asusté y justo estaba pensando en mandarte algo por la Western según leía, yo usé ese método por Sudamérica, es rápido, seguro y... un poco caro pero merece la pena.
Mira k tú por la playa kon ese atuendo ibas a ganar mucho jajajaja
Pues nada, tarjeta de plástico chipeada con foto y pin y a pegarte un buen desayuno de esos k te gustan...
Sé feliz y gracias por compartir con nosotros tu "forma de Vivir"
P.D.: Un saludo a Iñigo eta Aitor k seguro k pasan por esta página jeje
Besitos!!
Cris (veranop.)

Anónimo dijo...

Hola Oscarin

gracias por la sugerencia de la western para enviar pasta, ya sabemos si nos sucede algo así cómo nos pueden hacer llegar dinero.
De todas formas, un poco de aventura currando en Camboya a ver cómo se subsiste con lo que pagan allí, qué cobran (si cobran)... qué puede conseguir un occidental sin dinero.. creo que enriquecería aún más este blog.

URTE BERRI ON
Ibone

Anónimo dijo...

Jajaja desde aqui ya te estaba poniendo a vender cervecitas por la playa jajaja... de todas maneras la foto del guaje me recuerda a nuestro proyecto pendiente del cortometraje "el gallumbo" jajaja URTE BERRI ON MAITIA!! A seguir bien!! un besazo gigante!! Karmele

Paco Nadal dijo...

Joé Óscar, menudo papelón. Se bien de qué hablas porque yo siempre he tenido la misma pesadilla: lo confiamos todo a un trocito d eplástico que no falla, pero...¿y si falla? Y en un viaje tan largo, falla, SEGURO.
Por otro lado, esta maravillosa experiencia te endurece, te hace estar más vivo, es la sal de un viaje... si no pasaran esas cosas, viajar no sería lo que es. Desde luego, si fueras en un viaje organizado de 8 días, todo incluido, esto no te habría pasado. Pero tampoco te lo estarías pasando tan bien ¿se me entiende?
Buena suerte y disfruta por esas tierras. ¡¡Das muuucha envidia!!!

Anónimo dijo...

No llames a ese continente que según leo tanto te ha aportado y te ha hecho disfrutar "el culo del mundo". En el caso de que el mundo tuviese culo, este sería Occidente.

OSCAR dijo...

Gracias a todos por vuestra preocupación e interés, si me vuelvo a ver en una de esas otra vez ya os veo a todos montando una ONG, un contingente de ayuda o algo así.

Como dicen Ibone o Karmele podría haberme puesto a currar, me imagino en la playa con una nevera en la cabeza dando gritos... "Fanta, Cola, ice cream".

Paco, tú si que sabes, cómo se nota que estás hecho un viajero de pro.

Y querido Anónimo, te pido disculpas si te ha ofendido el título de este blog, pero creo que lo has malinterpretado. De donde yo vengo cuando utilizamos la expresión "en el culo del mundo" lo hacemos para referirnos a algo muy lejano, sin que tenga ninguna connotación escatológica, despectiva o de menosprecio. Quizás me leas desde algún sitio de Latinoamérica donde se dé otro sentido a esta expresión, pero ya te digo, no era esa mi intención.

Anónimo dijo...

Todavía no has quitado tu barniz de burguesillo.
Allí con cien dólares vives como un rey durante un mes. Ogggg.