domingo, 10 de abril de 2016

CONSEJOS PARA DISFRUTAR EL SONGKRAN EN TAILANDIA, EL AÑO NUEVO BUDISTA



Sabadee pi mai, feliz año nuevo, ya estamos en la cuenta atrás, durante los días 13, 14 y 15 de Abril celebraremos una vez más el año nuevo budista. Es una de las fiestas más importantes en Tailandia y el país se paraliza durante estos tres días, aunque con el calor que hace es posible que, al menos en el norte, la emoción y los nervios de la espera nos lleve a comenzar la fiesta mañana mismo, suele ser algo común sobre todo en Chiang Mai, sin duda la mejor zona de todo el país para vivir un Songkran.

La celebración del Songkran es conocida como una especie de batalla interminable de agua que nos mantendrá todos estos días calados hasta los huesos, el buen rollo se palpa en el ambiente y todos lo pasaremos como enanos, una celebración abierta a todo el mundo donde se juntan viejos y niños, ricos y pobres, thais y farangs. En realidad se usa el agua como un acto simbólico que nos limpiará cuerpo, mente y espíritu, y nos dará suerte para el año que comienza alejando los malos pensamientos que aniden en nuestro interior. Lógicamente estamos hablando de una celebración budista regida por una serie de símbolos y tradiciones, ya hablaré de eso en otro momento, en este artículo me limitaré a dar unos consejos a los viajeros que os encontráis durante estos días en Tailandia para que podáis disfrutar el Songkran a tope, de una manera divertida y respetuosa con la cultura thai.

Bien, en primer lugar tened en cuenta que toda Tailandia deja de funcionar estos días. No es un buen momento para moverse de un lugar a otro ni hacer excursiones o compras, así que quedaros donde estéis y uniros a la fiesta.

El siguiente paso es el de preparar vuestro uniforme, mejor que sea ropa ligera porque desde que salgáis a la calle estaréis completamente mojados. Si os apetece, también podéis comprar en cualquier mercado callejero una de esas camisas de flores estilo hawaiano, veréis que es lo que usan muchos tailandeses. Y lo más importante es evitar que entre agua a vuestros gadgets electrónicos como cámaras de fotos, smartphones, tablets y demás, así como la billetera y sus tarjetas de crédito o el pasaporte, si se os ocurre llevarlo encima. Para eso lo mejor son esas mochilas waterproof que se cierran por arriba quedando estancas o también veréis pequeñas bolsas de plástico impermeable con un cordel para colgarlas del cuello que se venden estos días en cualquier sitio.

En cuanto al "armamento" podemos usar desde pequeñas pistolas de agua como las de toda la vida hasta sofisticadas armas letales que incluso llevan una pequeña mochila llena de agua para ponerla en la espalda y recargar nuestra metralleta. Lo malo es que al ser de plástico al cabo de unas horas muchas dejan de funcionar debido al mal funcionamiento de su sistema. Yo siempre prefiero usar un cubo de agua o un pequeño balde de esos que usan los bares para vender sus buckets, al final echas más agua y lo puedes cargar de nuevo en un segundo, ya que la mayoría de los locales donde paréis tiene mangueras o grandes depósitos para que a nadie le falte agua.

Una regla de oro es no enfadarse cuando os echan un cubo de agua encima, recordad que es un honor, os están dando una bendición y hay que tomárselo con deportividad dando las gracias y deseando feliz año nuevo a vuestro atacante. Y por la misma razón tú también puedes echar un cubo entero de agua sobre la cabeza de, por ejemplo, un policía... qué gustazo, ¿verdad?, veréis que no hay ningún problema y os dedicará una sonrisa.

A quien no hay que mojar en ningún caso es a ancianos y bebés. Para un niño pequeño puede ser un shock e incluso le puede lastimar si el agua va a mucha velocidad. Con la gente de avanzada edad quedaréis muy bien si os acercáis a ellos despacio y ponéis un poquito de agua en sus manos, después les diréis sabadee pi mai haciendo un respetuoso wai, el saludo budista, con las manos bien altas, a la altura de la frente, y entonces comprobaréis que se quedarán encantados y os lo agradecerán.

No solo los paseantes disfrutan del Songkran, sino todo tipo de vehículos desde coches y motos hasta sidecars o cualquier otro artefacto estrafalario. Cuando pase una moto procurad no echar agua a la cara del conductor, ya que se puede despistar o quedarse con la vista nublada, tenéis todo el resto de su cuerpo para hacerle su bendición. Por otro lado, si sois vosotros quienes vais en moto y veis que de repente os va a caer agua desacelerad o incluso parad un rato hasta que os echen todo encima, no hay ningún problema, total ya estáis mojados hasta los huesos. Algunos turistas tienden a aumentar la velocidad como locos y es un grave error, pueden caer fácilmente al estar la zona resbaladiza o incluso atropellar a alguien, ya que las calles están llenas de gente y entre las batallas, las risas y el alcohol muchos cruzan la calzada sin mirar.

Y si a alguien le apetece no está de más tomarse un descanso y visitar algún templo para ver algunas tradiciones que tiene lugar durante el Songkran. Podeís poner una ofrenda, un poco de agua sobre Buda y hasta recibir la bendición de un monje. Por último, y muy importante, cuidado en las carreteras, durante esta semana se registra el mayor número de accidentes de tráfico en el país.

Bienvenidos a Tailandia y a disfrutar de su mayor fiesta.

2 comentarios:

V(B)iajero Insatisfecho dijo...

Experto filipino, experto thailandés y experto en Asia, no más. Eres un crack, amigo Oscar. Me alegro mucho que disfrutes por esos lares. Por cierto, estas demorándote mucho en Thailandia, Filipinas te espera.
Yo viví algo parecido (menos festivo, tal vez) en Ecuador (concretamente, en Riobamba), pero no recuerdo que es lo que celebraban.
Un abrazo, campeón.

Oscar Presilla dijo...

No exageres Blas, de experto nada de nada, aprendiz de la vida, jejeje...
Tienes razón, llevamos mucho tiempo en Tailandia con alguna escapada trimestral para visa run y esas cosas. Estamos muy bien aquí, ya sabes que Pai es como un hogar para mí. Pero ya echo de menos el salitre, calculo que en Agosto volveremos a Filipinas, además tengo algún trabajillo que hacer por allí, en el norte de Luzon y en Siargao.
Un abrazo.