sábado, 28 de mayo de 2016

ALGUNAS COSAS QUE UN FARANG NO DEBE HACER EN TAILANDIA




Comenzaré este artículo explicando un poco el significado de farang, ya que supongo que muchos lectores se estarán preguntado al ver el título qué narices es eso. Farang es una palabra que, a pesar de no entender nada de su complicado idioma, escucharemos a menudo a los tailandeses, sobre todo cuando parece que están hablando de nosotros. Pero que nadie se preocupe porque no es nada malo, farang es el vocablo que utilizan para definir a los occidentales, esos extranjeros de piel blanca, ojos redondos y raza caucásica que recorren su país de arriba a abajo. Y no hay que tomárselo a mal ya que no supone algo despectivo ni nada por el estilo, simplemente somos farang y no hay más que hablar. Otra cosa sería que nos llamaran farang khi nok, eso es un insulto gordo ya que khi nok significa algo así como cagada de pájaro, así que si algún farang escucha esa frase refiriéndose a él es posible que haya hecho algo malo o poco respetuoso hacia los thais y su cultura.

Cuando viajamos a un país tan diferente al nuestro siempre conviene empaparse un poco de su estilo de vida, su cultura y tradiciones para no caer en algunos errores. No olvidemos que cosas que a nosotros nos pueden parecer normales no lo son para ellos, y viceversa. Más o menos todo el mundo conoce unas reglas básicas de conducta y comportamiento a la hora de moverse por el reino de Siam, ya que este país se rige en base a tres conceptos fundamentales: Familia Real, budismo y patria. Los viajeros ya saben que no pueden hacer ni una mínima crítica a la monarquía ya que pueden pasar quince años en una cárcel de mala muerte acusados de cometer el delito de lesa majestad. También hay que visitar sus templos budistas con cierto decoro en la vestimenta y las mujeres no pueden tocar a un monje. Y mucho mejor no hablar de política a menos que alguno de ellos inicie la conversación, los thais son muy nacionalistas y no aceptan que los de fuera les demos lecciones acerca de cómo llevar las riendas de su país.

Pero hoy voy hablaros de otras pequeñas reglas, algunas cosillas que no están bien vistas por los thais y son muy fáciles de entender y respetar. Y lo cuento aquí porque son cosas que veo prácticamente a diario en Pai, sobre todo a jóvenes mochileros occidentales que disfrutan de sus vacaciones sin tener en cuenta que algunos de sus actos no gustan a los locales, y aunque no les echen la bronca ni les llamen la atención abandonarán Tailandia perteneciendo al grupo de los farang khi nok, recordad, "cagada de pájaro", no suena muy bien ¿verdad?.

No andéis por la calle con el torso desnudo los chicos, o con la parte de arriba del bikini las chicas. Esto es aceptable en las islas del sur y zonas playeras, pero en el centro de ciudades grandes como Bangkok o Chiang Mai, o en pueblos del interior no está bien visto. Es algo que veo cada día en Pai, un pueblito que queda a mil kilómetros del mar, y los habitantes Shan o de otras etnias de esta zona no lo ven con buenos ojos, y hasta les da un poco de asco si además de ir semidesnudos ven a los farang sudando la gota gorda y les canta el alerón. No comprenden que alguien que viaje desde el otro lado del mundo y tenga cierto estatus económico no tome cuidado de su aspecto exterior.

No vayáis de paseo bebiendo alcohol. Es muy normal ver a los farang con la típica botella de cerveza Chang en la mano yendo de un lugar a otro. No es que los thais no beban, de hecho les encanta la cerveza, el ron o el aguardiente de arroz, y para ellos es una forma muy normal de socializar con su familia o amistades. Pero ellos beben en los bares, restaurantes, en casa o sentados a la entrada de una tienda de abastos disfrutando de la sombra. Dicen que no es compatible beber y caminar al mismo tiempo, y es una falta de respeto a niños o ancianos que se crucen en vuestro camino.

No andéis por la calle descalzos, a veces me da la sensación que viajeros que en su vida normal usan traje de chaqueta y corbata llegan aquí y ¡hala!, a quitarse los zapatos o las chancletas y llevar los pies llenos de mierda. Recordemos que para un budista los pies son la zona más impura del cuerpo humano, así como el suelo que pisamos, y por esa razón todo el mundo debe descalzarse a la hora de entrar a templos, casas privadas e incluso algunos comercios. Se trata de dejar fuera la impureza y suciedad que se ha quedado en el calzado, pero si llevamos nuestra propia piel totalmente negra de la guarrería del suelo estamos apañados.

Otro tema es el de los besuqueos, podéis pasear de la mano o agarraditos a vuestra pareja, e incluso daros un inocente beso de vez en cuando, pero si os entra de repente uno de esos calentones propios de un clima tropical o unas copas de más evitad esos morreos interminables o cualquier tipo de magreo exagerado. Simplemente es algo que no se debe hacer en público, para eso tenéis la cama de vuestro hotel y sobre todo total privacidad, cuando lleguéis allí podréis dar rienda suelta a vuestra imaginación y ensayar tranquilamente cualquier postura del Kamasutra que os apetezca.

Respecto al alquiler de motos es un tema que se merece un capítulo aparte. No aconsejo a quien no tenga experiencia alquilar una, hay que recordar que Tailandia se encuentra en lo alto de la lista en cuanto a accidentes mortales en la carretera y una simple e inocente caída os podría fastidiar las vacaciones. Pero en este artículo me remito a deciros que, por favor, no estéis tocando el claxon o la bocina constantemente, tan solo en caso de emergencia. Casi todo el mundo entra en Tailandia por Bangkok y os llamará la atención que a pesar de su caos y sus atascos de tráfico infernales nadie toca la bocina, total ¿para qué?, no se va a solucionar nada con eso y haremos un favor a la contaminación acústica. Muchas veces veo a grupitos de farang que no paran de tocar el claxon sin  ninguna necesidad, parecen los chicos de Verano Azul cuando iban de visita a la casa de Chanquete,

Otra cosa que suele traer acalorados debates en las redes sociales es el regateo. ¿Se puede regatear en Tailandia? Sí, claro, pero hasta cierto punto. Hay que decir que el regateo existe en Tailandia desde que existe el turismo, me refiero a que es algo que no forma parte de su cultura y entre ellos mismos no se hace, o no se hacía. Claro está que hoy en día nos ven en ocasiones como un dólar gigante con patas y sobre todo en mercados turísticos suben demasiado los precios, en esos lugares hay que regatear, y ellos lo saben, por eso siempre tienen a mano su calculadora para ir escribiendo un precio arriba o abajo donde todo depende de la habilidad o paciencia que tenga el comprador. Pero también hay que saber que si vemos los precios muy altos en un mercadillo como el de Khao San Road, en Bangkok, no tenemos más que ir un poco más arriba al mercado de Wang Lang, al que solo acuden thais, y veremos que allí los precios son mucho más bajos y casi no hace falta regatear.

También es normal regatear en algunos guesthouses dependiendo de los días que nos vayamos a alojar, si es temporada alta o baja y demás. Incluso podemos regatear a la hora de realizar una excursión con alguna agencia de turismo dependiendo del itinerario, las actividades o las horas de duración. Pero a menudo se ven regateos ridículos como intentar pagar menos en una estación de buses cuando el precio es fijo para todo el mundo o entrar a un bar y al preguntar cuando vale una cerveza decir que pagas diez baht menos o nada, te mirarán como si estuvieras loco. Por no hablar de intentar pagar menos a una pobre mujer que pasa todo el día cocinando pad thai en plena calle o vendiendo fruta, etc. Por favor, estamos hablando de querer ahorrarnos 0,25 euros.

Y para finalizar, un consejo que quizás sea el más importante. Nunca jamás tengáis un problema con un tailandés, siempre acabaréis perdiendo. Cualquier mínimo malentendido hay que intentar solucionarlo con calma, dejándose hablar el uno al otro, y sobre todo sin gritar, desde el momento que gritéis perderéis toda la razón, aunque la tengáis. Y eso puede dar paso al lose face, algo así como perder la cara, la mayor falta de respeto para un thai, y mucho peor si es en público. Aquí las peleas no se arreglan con dos tortazos, un thai puede pasar de la más absoluta tranquilidad a una agresividad brutal y en ese caso os caerán hostias hasta en el carnet de identidad. Ya he dicho antes que los thais son muy nacionalistas y los que anden cerca acudirán al momento a ayudar a su compatriota, aunque no sepan lo que ha pasado, ya preguntarán después. Y no es de extrañar que empiecen a volar botellas, sillas y aparezca un machete o una pistola que alguien tenga guardada bajo el asiento de su moto. En fin, una situación muy desagradable.

Y eso es todo, amigos. Tailandia es un país maravilloso, con una gente encantadora y un lugar en el que es muy fácil disfrutar de unas buenas vacaciones, tan solo hay que respetar un poco y seréis bienvenidos y respetados, como en cualquier lugar del planeta se trata simplemente de usar el sentido común. Todos estas cosillas que os he comentado provienen de amigos thais, les he dicho que iba a escribir este artículo y ellos mismos han ido sacando los temas, como podéis comprobar es material de primera mano. 

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Nada nuevo

Oscar Presilla dijo...

Nada nuevo bajo el sol... que mucha gente desconoce, va para ellos esta entrada.

V(B)iajero Insatisfecho dijo...

Muy bueno, hermano. Sin duda alguna (te creo) es de primera mano, para eso te pasas ahí tus días y meses. Merecidos meses de vaguería y 'ronroneo' (no viene de ron sino de descanso gatuno). Estoy de broma, amigo Oscar.
Gracias por tus sugerencias, que no consejos. Soy anti-consejos.
Un abrazo, campeón.

Fenix dijo...

Hace falta estas entradas ... y diría que en más sitios, que como dices hay gente que sale de su pais y se transforma y no para bien, lo vemos con los occidentales en el sudeste asiatico, lo vemos con los ingleses en la costa este de Espanya y lo vemos con los estadounidenses en paises tropicales de america latina.

Gracias Oscar, creo que se podría incluso anyadir alguna cosa, como el tema de tomar el sol en la playa, y seguro que un montón más de cosas que has visto.

Ana Carbonell dijo...

Hola Óscar , es la primera vez que entro en tu blog ,es mi primer gran viaje sola y estaba buscando información sobre Pai , un post me ha llevado a otro y he terminado aquí . Solo quería decirte que me he reído muchísimo leyendo este artículo , me ha encantado . Muchas gracias por el rato. Saludos ,Ana.

Oscar Presilla dijo...

Hola Blas,
Ya sabes que la vaguería y el ronroneo son dos buenos amigos del viajero, sin prisas y tranqui tranqui, o sabai sabai como dicen en Tailandia.
Un abrazo.

Oscar Presilla dijo...

Hola Fénix,
Tienes toda la razón, podría añadir mil cosas más sobre el comportamiento de algunos viajeros, pero más que en un blog se podría contar en una enciclopedia de varios tomos, jejeje...
Saludos y muchas gracias por tu aportación.

Oscar Presilla dijo...

Hola Ana,
Me alegro mucho que me hayas encontrado en este mundillo virtual y mis pequeñas tonterías te valgan para algo, pero la verdad es que como verás tengo el blog algo abandonadillo y no lo actualizo mucho.
No obstante, para cualquier duda o consulta sobre Pai u otras zonas del Sudeste Asiático aquí me tienes, no te cortes en contactar conmigo.
Saludos y mucha suerte en tu viaje.

Unknown dijo...

Me encantó! Respeto y sentido común, muy buen artículo. Me va a resultar muy útil en mi primera visita a Tailandia. Muchas hablad!

Unknown dijo...

Me encantó! Respeto y sentido común, muy buen artículo. Me va a resultar muy útil en mi primera visita a Tailandia. Muchas hablad!

Oscar Presilla dijo...

Así es, lo has resumido perfectamente, respeto y sentido común. Gracias por pasar por aquí, espero que te resulte útil. Buen viaje.

Faranglivinginthailand FLIT dijo...

Tocarle la cabeza a un tailandés es faltar el respeto al igual que apuntarle en la cara con los pies...

Anónimo dijo...

Fenix, que pasa con tomar el sol?

Gracias